El Maltrato “Sutil”

Un cuento sobre como la sociedad genera en la mujer una falta de autoestima que facilita el maltrato.

En 8 de marzo día Internacional de la Mujer, estrenamos este vídeo para concienciar a las personas que hay que quererse y aceptarse como cada uno es.

http://emocion-arte.ning.com/ http://www.miticavivencial.es

Arte y sensibilidad para cambiar el color del cristal con el que miras tu vida.

Publicado en ASI PIENSO, COACH EMOCIONAL | Deja un comentario

Regálate un ancla

Regálate un ancla

¿Estas feliz ahora? Ancla este momento para recobrar esa emoción cuando la necesites.

¿Estas triste o en un mal momento? Busca y ancla un momento en el que sentía lo opuesto a la emoción que te perturba ahora.

¿Sabes que es un anclaje?

Seguro que más de una vez te ha ocurrido que una música, una sensación, un olor, te ha traído a la mente un recuerdo de una situación concreta, o puede incluso que ni siquiera recuerdes la situación, pero si sientas la emoción que provocó ese momento.

Esa canción o un perfume que te recuerda una situación o a alguien y notas como te invade una emoción concreta. Ese olor a pan recién hecho, que te recuerda a esos domingos que acompañabas a tu madre a comprar el pan, o aquel pueblo donde toda la calle olía a pan recién hecho…

Pues estos son anclajes involuntarios, estímulos sensoriales que nos provocan las emociones vividas cuando recibimos esos eso estímulos o parecidos.

Te imaginas poder crear un anclaje que te haga sentir como la primera vez que ganaste la partida o anclar ese momento en el que estabas rodeado de tus seres queridos y te encontrabas tan a gusto. Pues se puede hacer… y además es muy fácil.

Crear un anclaje

Si estas en uno de esos momentos que estas feliz o que sientes una emoción que te hace encontrarte bien.. puede ser alegría, seguridad, optimismo, cariño.. la que quieras…

Si te sientes feliz y quieres que no se pierda, quieres llevártela contigo y poder utilizarla cuando la necesites, tan sólo disfruta de lo que sientes con todos los sentidos, huele, escucha, mira, siente todo lo que te rodea disfrutando de cada pequeño detalle… cierra los ojos y date cuenta de que estas sintiendo, que emoción sientes, que sensaciones percibes… y cuando estés seguro que estas inmerso en esa emoción… haz algo que te produzca una sensación física para anclarlo, puede ser tocarte con una mano en alguna parte de tu cuerpo donde no lo hagas habitualmente, darte un abrazo a ti mismo… lo que quieras que se convierta en el anclaje único para esa emoción…

Si no estas en ese momento feliz pero necesitas tener un anclaje, cierra los ojos, conecta con tu respiración, respira profundamente, incha y vacia tus pulmones completamente varias veces. Ahora trata de recordar ese momento en el que fuiste muy feliz, o te sentías seguro de ti mismo, o cualquier emoción que sentiste en un pasado y quieras utilizar.

Recuerda esa situación que te provocó sentirte así, visualiza donde estabas, con quien, que escuchabas, que veías, que olías, que sentías.. como estabas (sentado, de pie..)

Cuando sientas que estas inmerso en ese momento y que la emoción que buscas la estas recordando y sintiendo con su máxima intensidad, ánclalo en alguna parte de tu cuerpo, aprieta con fuerza con dos dedos en algún lugar de tu mano o tu brazo, o donde sientas que quieres guardar esa emoción.

Vuelve a repetir esta operación varias veces, desconectando y volviendo a conectar con al emoción. Cuantas mas veces lo hagas, más fácil te resultara traer la emoción que deseas.

Ya es tu anclaje, y puedes recurrir a el cuando lo necesites… si esta triste puedes trabajar y estimular un anclaje de un momento en el que estabas feliz por que estabas en ese lugar que deseabas. Si tienes miedo a una situación concreta como hablar en publico puedes guardarte un momento de seguridad, ese momento en el que hablaste ante mucha gente y te sentiste genial.

Ánclate una emoción positiva

Ánclate un cálido recuerdo

Ánclate  aquello que te ayude a superar momentos difíciles.

D.J.

EmocionArte Coaching

Arte y Sensibilidad para cambiar el cristal con el que miras tu vida

P.D. En nuestros talleres te llevaras un anclaje lleno de autoestima, cariño, ternura, seguridad.. una entrañable emoción.

Publicado en COACH EMOCIONAL | Deja un comentario

MIEDOS.- LUZ Y OSCURIDAD

MIEDO .- Detrás de tu miedo esta lo que deseas.
Y para llegar ahí tan sólo tienes que mirarle a los ojos, observar que es lo que realmente te da miedo y darte cuenta de que tan sólo enfrentándote a él, examinando y poniendo en marcha todas las opciones que tienes para pasar al otro lado, el miedo desaparecerá.

Si supieras que tienes todo lo necesario para superar la oscuridad y pasar al otro lado…

Tan sólo da un paso tras otro y se hará la luz….
Tan sólo con empezar a actuar, el miedo empieza a disiparse… Elije vivir sin miedo y…
Haz algo…. Camina!

EmocionArte Coach
https://emocionartecoachpersonal.wordpress.com/
Arte y sensibilidad para cambiar el cristal con el que miras tu vida

Publicado en COACH EMOCIONAL | Deja un comentario

Educar en y con las emociones

Hay que educar desde y para aprender a comprender y canalizar nuestras emociones.
Es la única manera de exista un futuro de personas equilibradas, positivas y felices.
Y ese tipos de personas harán un mundo mejor 🙂

Publicado en COACH EMOCIONAL | Deja un comentario

Los Corderos del Deseo

sueños metas coachingUna joven que vivía en un pequeño pueblo se preguntaba a qué podría dedicarse en esta vida. Le gustaban muchas cosas: pasear por el campo, el sol, los animales… y decidió que quería ser pastora. Pensó que para ser pastora necesitaba al menos un par de corderos y de ahí crecería su rebaño. Pero no tenía dinero y se preguntó cómo podría conseguirlo… Se fue a una bruja del pueblo y le dio un amuleto, un extraña figura de arcilla en la que había incrustado un cristal de cuarzo… Tenía que llevarlo continuamente y su deseo se cumpliría… Y pasó el tiempo y ella no se quitaba el amuleto para nada y nada pasó…

Se encontró con una mujer y le contó que estaba triste porque no conseguía sus dos corderos y la mujer le dijo que los amuletos, por sí solos, no servían de nada si la persona que los llevaba no deseaba con todas sus fuerzas conseguir su deseo; le dijo que tenía que imaginarse ya con la meta cumplida, tener la seguridad de que iba a conseguir sus corderos y que entonces su deseo le sería concedido.

La joven se imaginó con sus corderos por el monte, lo deseó con toda su alma y empezó a caminar con la seguridad de que su deseo sería concedido.

Al poco de empezar a caminar vio como a lo lejos, desde un recodo del camino, aparecía un par de corderos. La joven estaba atónita, miraba con la boca abierta aquellos dos animales acercarse por el camino hacia ella. Y aún se sorprendió más cuando comprobó que detrás de los dos corderos venía un rebaño con cien ovejas. Cogió su amuleto con una mano y con la otra dio gracias a Dios por tanta generosidad y cuando estaba a punto de coger en brazos los dos primeros corderillos apareció desde el recodo del camino el pastor del rebaño con sus dos perros.

Ella casi se echó al suelo a llorar, qué cruel podía ser el camino, hacerla creer que le había concedido su sueño para burlarse de ella de esa manera y siguió caminado hasta perder de vista al pastor y su rebaño…

Absorta en sus pensamientos se encontró con un comerciante que le dijo si podía acompañarla parte del camino y ella asintió sin hacerle caso… el comerciante la hablaba sobre sus negocios: que andaba por aquellos pueblos buscando antigüedades que comprar para venderlas en la ciudad, pero ella apenas le escuchaba. Sólo pensaba qué es lo que había hecho mal para que aquel rebaño no fuera el suyo. El comerciante se cansó de hablar solo y se quedó bajo una frondosa encina a descansar.

Llegó a la conclusión de que no lo había hecho bien, cogió el amuleto con ambas manos, deseó con todas sus fuerzas esos dos corderos, se vio con ellos y empezó a caminar más y más deprisa, con la seguridad de que su objetivo estaría tras cualquier recoveco del camino. Iba tan absorta y concentrada en su deseo que cuando encontró un monje a un lado del camino que se había torcido un tobillo le ignoró y siguió caminando. Estaba tan convencida que sus corderos estaban ya muy cerca delante de ella que ni se paró a ver qué le pasaba al monje.

Después de caminar muchos kilómetros, su paso se fue aflojando hasta que se dejó caer a un lado del camino y se echó a llorar.

Y entre sollozos empezó a clamar al cielo. -¿Por qué no me has concedido mis corderos? Los he deseado con toda mi alma, ¿por qué?

Y escuchó una voz que le dijo. -¿Has hecho algo para conseguirlos?

Ella se quedó paralizada, incluso dejó de llorar. ¿De dónde había salido aquella voz? Y al levantar la cabeza vio que muy cerca de ella se encontraba recostado en un árbol un hombre extraño que la miraba con una burlona sonrisa.

Y él repitió la pregunta: ¿cuál es tu sueño y qué has hecho para conseguirlo? Ella lo miraba con incredulidad. “Quiero ser pastora y he llevado siempre mi amuleto y he deseado y me he imaginado con mis corderos, estaba segura que se me concederían”, dijo.

-Y se te concedieron hace mucho tiempo, antes incluso de que los pidieras, pero has confundido la manera en la que te son concedidos tus deseos. Cuando alguien desea algo de verdad y se imagina con ese deseo cumplido, sus ganas de obtener ese deseo le hacen estar más atento a todo lo que ocurre a su alrededor. Y todo lo que se le cruza en su camino le ayuda a conseguir su objetivo, incluso los problemas y tropiezos. Pero tú estabas tan absorta en tus corderos que no has sido capaz de ver cómo se te presentaba la manera de conseguirlos. Tener un sueño te ayuda a ver que todo lo que te rodea son oportunidades para conseguir lo que deseas.

-Pero los corderos que vi tenían ya un pastor y ya nunca vi más ovejas en el camino, protestó ella.

-Así no funcionan las cosas, señorita, los deseos no se otorgan así sin más. Los deseos hay que perseguirlos, hay que caminar hacia ellos, a veces incluso haciendo lo que crees que te aleja de ellos. Los deseos están tras cada árbol y cada piedra de nuestro camino. Desearlos debe servir únicamente para abrirte los ojos y no perder de vista las oportunidades, por pequeñas que sean, que nos ayudarán a dar un pasito más hacia lo que deseamos. Tú, por ejemplo, estabas tan obsesionada buscando corderos que no has visto las oportunidades que se cruzaban en tu camino para que pudieras conseguirlos.

-Ya le he dicho que aquel rebaño tenía dueño y ya no vi ni una oveja más, volvió a protestar ella mostrando claramente su enfado.

-Si vuelves sobre tus pasos atenta, con todos tus sentidos, a lo que te encuentres en tu camino quizás descubras que hay un monje herido que se cruzó en tu camino y que si le ayudas te dará una reliquia en agradecimiento que podrás vender al comerciante y que con ese dinero podrás comprar los dos corderos que tanto deseas.

Ella lo miró boquiabierta. -Entonces… ¿si vuelvo sobre mis pasos conseguiré mis corderos?

-Quién sabe… las oportunidades pasan para aquellos que no están atentos. El camino siempre está lleno de oportunidades, si no son éstas habrá otras. Tan sólo debes estar atento a lo que te rodea sin olvidarte de tu sueño.

Ella se puso muy contenta, se puso de píe y se dispuso a volver sobre sus pasos… pero aquel hombre la detuvo.

-¿Cuál es tu sueño, niña?

-Mi sueño es ser pastora.

-¿Estás segura que es lo que deseas?

-Sí, claro, ¿por qué?, dijo ella.

-Porque sólo eres capaz de soñar con dos corderos cuando podrías imaginarte con cientos de ovejas, miles tal vez… Y además has elegido el camino que lleva a la ciudad en lugar del camino de las montañas, donde te hubieras cruzado con todos los rebaños de la región.

Ella le miró sorprendida… reflexionó un momento… y se dio cuenta que en realidad lo que deseaba era irse del pequeño pueblo… y en lugar de volver sobre sus pasos.., siguió caminando hacia la ciudad…

A veces queremos cosas que tratan de tapar nuestros verdaderos sueños tan sólo porque rara vez nos permitimos escuchar lo que realmente deseamos.

Este nuevo año, permítete soñar con lo que realmente deseas, porque si lo deseas de corazón descubrirás miles de oportunidades a tu alrededor que te acercarán poco a poco a tu deseo.

Tan sólo tienes que estar atento.

Diego Jiménez

EmocionArte Coach Personal
Arte y sensibilidad para cambiar el cristal con el que miras tu vida

Si te gustan mis reflexiones suscribete a esta red

o añademe a Facebook http://www.facebook.com/coachpersonal

Publicado en COACH EMOCIONAL | Etiquetado , | Deja un comentario

REFLEXIONES SOBRE LOS CUATRO ACUERDOS

DR. MIGUEL Ruiz
Los Cuatro Acuerdos
Un libro de sabiduría tolteca

Los Cuatro Acuerdos

Reflexiones sobre Los Cuatro Acuerdos

La felicidad es una elección, como también lo es el sufrimiento

Si prescindimos de Los Cuatro Acuerdos, de la parte religiosa, espiritual y esotérica, encontramos que en este libro hay mucha sabiduría.

Esa sabiduría milenaria, a la que tanto se esta recurriendo últimamente, esos conocimientos que están en la base de muchas filosofías orientales y en algunas corrientes terapéuticas (trasnpersonal, Gestalt, PNL,…)

Estos cuatro acuerdos sintetizan de cómo dependiendo de donde ponemos el foco, condiciona cual es nuestro estilo de vida.

Ese estilo de vida marca nuestras creencias y estas marcan lo que consideramos verdad… lo que se convertirá en nuestros valores… y configurará lo que consideramos nuestra identidad. Pero que en esta sociedad neurótica, nos obliga a crear diferentes egos.

Tratamos de adaptarnos a nuestra sociedad, en la primera errónea creencia, que es que para ser aceptados tenemos que cambiarnos… y nos mutilamos tratando de encajar…

Y dejamos de ser felices, tratando de vivir la vida de otros… dejamos de aceptarnos y la vida se convierte en sufrimiento….

Los cuatro acuerdos proponen cuatro dinámicas que ayudan a cambiar las creencias que hemos adquirido y encontrar nuestra propia identidad.

Para ser felices debemos ser conscientes, vivir el presente, fijar el foco en las soluciones no en los problemas, en lo positivo de la vida, no en lo negativo.

Primer acuerdo.- Se impecable con tus palabras.



Las palabras, como afirma la PNL, crean y generan nuestra realidad.

La forma en la que nos expresamos, y las palabras que utilizamos condicionan nuestra concepción del mundo.

Pero lo más importante es lo que nos decimos a nosotros mismos, nuestro dialogo interior terminara condicionándonos, al modelar lo que pensamos sobre nosotros mismos…

Lo que nos decimos a nosotros mismos, termina convirtiéndose en verdad… si nos decimos “soy un desastre” terminaremos, creyendo ser un desastre y comportándonos como tal.

Por lo tanto si somos impecables en el cuidado de lo que decimos a los demás y a nosotros mismos, podemos cambiar nuestra concepción de lo que nos rodea y de nosotros mismos. Pues lo que decimos se convierte en lo que pensamos, lo que pensamos se convierte en nuestros valores e identidad y termina modificando nuestra conducta.

Las palabras crean y destruyen, las palabras generan acción, la palabras cambian nuestra realidad.

Ser impecable con nuestras palabras es ser respetuoso con lo que me digo y le digo a los demás, expresar la parte positiva de cada situación, persona o cosa. Lo que a medio plazo empezara a ayudarte a fijarte en lo bueno de la vida, a ser más positivo, a relacionarnos mejor con los demás, a cambiar la realidad de lo que nos rodea al ser distintos… al ser más positivos.

La positividad provocara que te desenvuelvas mejor en las relaciones con los demás y en la consecución de tus objetivos.

Segundo acuerdo.- No tomes nada personalmente.


Yo la interpreto como tu eres el responsable de tus emociones, sólo aquel al que des el poder, puede afectar a tus emociones. Las emociones de los demás son responsabilidad de ellos, si alguien trata de volcar su enfado, su tristeza o su rabia contigo… la decisión de dejarse afectar por ellas es tuya. Tu eres el único que puede decidir si aceptas las emociones del otro o no.

También es importante que cuando una emoción negativa se genere en nosotros, sepamos ser objetivos y regular la emoción para expresarla adecuadamente y en el momento adecuado, conforme a nuestros objetivos.

Si estas seguro de ti mismo, no te afectaran lo que digan de ti o lo que ocurra a tu alrededor, tu sabes quien eres y no tienes por que tomarte personalmente ninguna situación.

Tercer acuerdo.- No hagas suposiciones.


Uno de los pensamientos distorsionados más comunes es el lector de mentes, suponer que piensan los demás por detalles o por pensar que todos piensan igual que nosotros.

Imaginar que pensaran los demás ante un hecho, una situación o unas palabras y darlo como verdad, nos hace vivir en un mundo imaginario que nos ocasionara muchos malentendidos además de mucho sufrimiento. Nuestro juez interior nos hará sentirnos juzgado por todos lo demás, como lo hace con nosotros mismos.

Pensaremos que los demás se han enfadado con nosotros por que nosotros lo haríamos… pensamos que no caemos bien a alguien por un detalle pequeño, del que sólo nosotros hemos sido conscientes.

La mejor manera de luchar contra esto, es no hacer suposiciones, y mientras instalamos este habito de no suponer lo que los demás están pensando, no hay nada mejor que la claridad, la comunicación clara y directa, preguntar y solucionar nuestras dudas.

Esta claridad nos hará ser más asertivos al actuar conforme a como sentimos y sabemos, no en suposición de lo que creemos que piensan los demás.

Cuarto acuerdo.- Haz siempre tu máximo esfuerzo.


Cuando te gusta lo que haces, cuando te apasiona lo que haces no te cuesta trabajo hacer un gran esfuerzo. Pero aunque a veces nos cueste, tenemos que ser constantes, platearnos un esfuerzo razonable y ser constante en el tiempo.

Los tres acuerdos anteriores pueden ayudarte a conseguir lo que desees… pero la constancia es la única virtud común en todas las personas que triunfan.

La genialidad, la inteligencia y la creatividad te ayudaran… pero si no eres constante y tenaz… jamás conseguirás lo que te propones.

————————

Expresar lo que sentimos y pensamos, eliminar las creencias limitantes que tenemos seremos libres.

Según los Toltecas otra manera es iniciación a la muerte, es una muerte del ego al que se refieren otras filosofías, cuando nuestro ego desaparece, lo que queda somos nosotros mismos. No lo que queremos ser.. o creemos que los demás quieren que seamos… queda nuestra esencia, lo que somos.

Escuchar y regular nuestras emociones para que no sean las emociones las que modifiquen de, manera inconsciente, nuestro comportamiento.

En ocasiones no empezamos algo, o evitamos una situación por miedo, y ni quiera somos conscientes de ello… Por eso tenemos que permitirnos tiempo para escucharnos y darnos cuenta de lo que sentimos, de que emociones sentimos y como nos afectan. Para siendo conscientes podamos regularlas y adaptarlas para que no nos impidan conseguir lo que deseamos.

Olvida todas tus creencias, todas tus suposiciones y comienza a ser libre y feliz. Por que tu puedes elegir como quieres vivir y ser feliz. Tu decides como quieres vivir la vida. Disfruta de el placer de vivir.

Diego Jiménez

Publicado en COACH EMOCIONAL | Etiquetado | Deja un comentario

El maltrato “sutil”

Un día cualquiera, en una ciudad cualquiera, de un país cualquiera…

Nació una niña preciosa, sus maravillosos ojos lo miraban todo con curiosidad y su lindo cuerpo exploraba y ganaba  seguridad en sus movimientos…

 

 

Hasta conseguir, en muy poco tiempo, que sus movimientos fueran armoniosos y elegantes…

Y cuando empezó a caminar por la ciudad la dijeron que para ser guapa había que llevar vestidos bonitos. Y dejo de sentirse guapa si no llevaba un lindo vestido…

Y la dijeron que si cambiaba el color de su piel sería más guapa y la enseñaron a maquillarse. Y dejo de sentirse guapa si no iba maquillada.

La dijeron que para ser guapa tenía que ser más alta y se puso… y sufrió sus primeros tacones. Y se sentía bajita y enana si no llevaba tacones.

La dijeron que para ser guapa tenía que ser delgada. Y ya nunca pudo comer lo que le gustaba sin sentirse culpable.

Y la dijeron… que su pelo… y la dijeron… que su cintura… y la dijeron… que su pecho..

Hasta que aquella niña se sentía tan fea, que todos los días necesitaba hacer grandes sacrificios para sentirse un poco más guapa.

Y en esa inseguridad, dejo de moverse con armonía y elegancia.

Termino por estropearse la piel maquillándose a diario, destrozarse los pies, al llevar tacones muchas horas… desnutrirse, al mantenerse extremadamente delgada.

La habían enseñado a no quererse como era, a necesitar cientos de añadidos ortopédicos para ser digna de los demás, hasta que empezó a temer que los demás descubrieran como era ella en realidad…

Y sintiéndose fea se enamoro de un chico que la trataba como si ella no fuera digna de el…. y a ella le pareció normal.

Y sintiéndose así…. fea…  sin aceptarse a si misma… permitió que la maltrataran.

No olvides nunca… que la verdadera belleza es una actitud.

Y que eres increiblemente preciosa.. cuando eres autentica.

Diego Jiménez

Publicado en COACH EMOCIONAL | Deja un comentario